Copywriting o cómo triunfar con tu estrategia de email marketing

Copywriting o cómo triunfar con tu estrategia de email marketing

Una de las mejores estrategias para fidelizar a tus clientes es el Email Marketing. Pero si creías que con una base de datos, un gestor de campañas y una buena plantilla era suficiente, estabas equivocado. La efectividad de estas campañas viene marcada fundamentalmente por la calidad de los textos, es decir, por un buen copywriting.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de copywriting? El copywriting es, básicamente, el arte de crear mensajes que inciten a nuestro público a realizar una determinada acción (comprar, registrarse, seguir a la marca en redes sociales o ponerse en contacto con la misma).

¿Nunca te has parado a pensar por qué abres ciertos correos electrónicos y otros los mandas directamente a la papelera sin leerlos? La clave está en el copy del asunto, que funciona a modo de titular: sin un buen texto, no lograrás que tu audiencia abra el mail que les envías. Y es que el copywriting ejerce una gran influencia en la tasa de apertura de los correos enviados. Deberemos demostrar al público, únicamente a través del asunto del mensaje, que abrirlo merecerá la pena.

Segmentar correctamente a los suscriptores, conocer la mejor hora para hacer el envío  y saber con qué frecuencia debe hacerse para no saturar al cliente son puntos importantes a la hora de diseñar la estrategia. Pero sin un copy atractivo que nos diferencie, jamás despertaremos la curiosidad del destinatario.

A continuación, ocho consejos imprescindibles para hacer del copywriting un aliado de tu estrategia de email marketing.

  1. Impacta con el título: Para que no termine en la papelera antes de tiempo, el asunto del correo electrónico tendrá que ser impactante, con gancho. Deberá incitar a la lectura y despertar la curiosidad del público.
  1. Storytelling: Una de las técnicas del copywriting más eficaces consiste en contar historias que conecten emocionalmente con el público, que transmitan la esencia de la marca. Y, en consecuencia, que ayuden a lograr el objetivo de la estrategia.
  1. Responde a un por qué. ¿Qué beneficios les traerá adquirir tu producto? ¿Por qué deberían interesarse por tu newsletter? Si tienen un motivo para hacerlo, lo harán. Pero debes dárselo.
  1. Sencillez, concisión y brevedad. Presta atención a los caracteres del asunto y ve al grano en el cuerpo del mensaje. La retórica y las metáforas déjalas a un lado.
  1. Emplea datos. Los números, porcentajes y datos pueden generan confianza y llaman la atención: dáselos al usuario. Pero no lo satures.
  1. Diferénciate de la competencia. Hacer lo mismo que lo demás no generará sorpresa ni interés. Si tus copys son de calidad pero iguales que los del resto, tus esfuerzos habrán sido en vano.
  1. Cuida el tono. Investiga cómo habla tu público, cómo prefiere que se dirijan a él y emplea un tono de voz similar al suyo. Empatiza.
  1. Evita el Spam. Palabras como ‘Compra ahora’, ‘Gratis’, emplear las mayúsculas o demasiados signos de admiración contribuyen, en ocasiones, a que tus mensajes vayan directos a la carpeta de Spam.

¿Preparado? ¡Tu audiencia está esperando el próximo mail!